El blog de Alexis Ibarra

Blog personal de Alexis Ibarra. Tecnología y otras patrañas.

viernes, septiembre 09, 2005

Mark Berger invita a escuchar el cine

Por estos días visita por tercera vez Chile el ingeniero de sonido de Hollywood Mark Berger, ganador de cuatro Oscares y el cerebro detrás de la música de películas como "Apocalipse Now", "Amadeus" y "The Right Stuff".

Esta entrevista fue hecha la segunda vez que vino en 2003, con motivo del Primer "Congreso Latinoamericano de Audio AES Chile 2003", que organizaban AES Chile y la Universidad Vicente Pérez Rosales. Está inédita.

Este es un aporte de mi gran amigo Richard García al blog.

Berger invita a escuchar el cine
El ingeniero de sonido explica las razones de los sonidos detrás de sus películas.



POR RICHARD GARCÍA

A Mark Berger le gusta la música digital pero no lo enloquece. Será porque es el único que ha agradecido a la Academia de Ciencias Cinematográficas, al recibir su cuarto Oscar, por premiar el sonido del silencio. El año 1996 se impuso frente a las bulliciosas Twister, The Rock, Independence Day y Evita con la casi intimista “Te English Patient” (El Paciente Inglés).

Desde El Padrino II en 1974 hasta Wiker Park, Berger ha participado en los equipos de edición de sonido de 123 películas. Aparte de las cuatro con las que obtuvo el Oscar (en orden cronológico "Apocalipsis ahora", "Elegidos para la Gloria", "Amadeus" y "El Paciente Inglés"), también son títulos conocidos "El Beso de la Mujer Araña", "Terciopelo Azul", "Especies" y "El Talentoso Señor Ripley".

Berger Aclara que su trabajo debe considerarse dentro de un equipo. Cita como ejemplo el caso de "Apocalipsis ahora": “El diseñador de sonido Walter Murch hablaba con Francis Ford Coppola y decidía: en esta parte vamos a estar en surround con subwoofer y en esta parte dramática solamente en mono, aquí en estéreo. Pero al momento de hacer un sonido y decidir era según el gusto de nosotros. Hacíamos una prueba, una mezcla, la tocábamos para el director y él tomaba nota. Era un proceso muy reiterativo. Se hace una prueba y lo cambia, otra y lo vuelve a cambiar, pero poco a poco va mejorando”.

—¿Siempre habían pensado en Wagner como música de fondo para la escena del ataque de los helicópteros?
Esa escena en que tocan la cabalgata de las Walkirias siempre fue la música elegida. Incluso el redactor Gerald Greemberg, que cortó esta secuencia durante un año, trabajó nada más que en eso.
—En el caso de Amadeus, llama la atención la elección de la música de los clásicos de Mozart como elementos de complemento de cada escena. No usan música de cualquier fuente.
Esto es único. Hay que pensar la música como otro personaje. Está Salieri, Mozart y la música, todos son iguales como personajes, la música tiene su voz, su espacio, su desarrollo, tiene sus conflictos igual a los de Salieri y Mozart. Gastamos mucho tiempo en la mezcla.

—Tuvieron que saber mucho de Mozart, recorrer prácticamente toda la obra para encontrar elementos que coinciden con la trama de la película ¿cómo fue eso?
Yo sabía bastante de Mozart. Tengo mucho conocimiento, mucho estudio de música, no como intérprete, sino estudiante de la historia, de las formas, de la estructura.

—¿En el caso de The Right Stuff (Los Elegidos, cuál fue la clave?
La clave para el director fue el volumen. Él quería que se pudiera sentir el poder de esos cohetes a punto de despegar para aumentar la sensación de este hombre en su cápsula encima de ese gran proyectil.

—¿Trabajaron con Dolby Surround?
No en esos días, era en 70 milímetros con las bandas magnetofónicas que era casi igual a lo que tenemos ahora con el Dolby Digital. Logramos el mismo efecto.

—En El Paciente Inglés lo que llama la atención es esa intimidad que se presenta en algunas escenas como la del convento.
En El Paciente Inglés cuando se trata del sonido es sobre el silencio. El silencio del desierto. Entonces la tarea era presentar qué es el sonido del silencio. Un problema más grande es cómo transmitir este sentido de nada. Entonces una solución que desarrollamos fue que se introduce un sonido como grillos chiquitos en el desierto, con poquísimo viento, y una vez introducido se lo quita. El sonido introduce el no sonido. Otra escena importante en materia de efectos sonoros es cuando se estrella en el desierto el avión en que viajan los protagonistas. Tuvimos que disminuir el sonido del choque, de modo que fuese bastante grande para que se percibiera que había chocado, pero no tanto cómo para creer que fuera increíble que ambos sobrevivieran. Justamente en los premios Oscar yo agradecí a la Academia por reconocer que una película tiene que ser muy bulliciosa y que un sonido bajo y sutil puede ser igual de sobrecogedor.

2 Comments:

At viernes, 09 septiembre, 2005, Blogger RasecB said...

Excelente entrevista....
Q puedo decir, la verdad no me interesa desarrollarme en el mundo de la post producion de audio en ningun prisma, excepto el musical..aunque tampoc es mi prioridad...pero luego de escuchar a este hombre ganador de 4 premios oscar, me dejo claro que ir al cine no es solo mirar y seguir la historia, que la musica parte de envolverte es un personaje más dentro de la historia, es decir también ahi que ponerle atención, y no sólo como una atmosfera...en fin...gracias por tu post, esta muy interesante este blog..despues lo leo con más calma..pero creo q te visitare seguido...Adios

 
At viernes, 09 septiembre, 2005, Blogger zur freund licheren lüge said...

escritos nuevos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home